Homenaje al General Figueroa en Juliantla, Julio 7 2010

Estas Cordialmente Invitado!

EL GENERAL IGNACIO FIGUEROA DE JULIANTLA GUERRERO

(1834 – 1873)

El General Ignacio Figueroa existió y existe en la memoria de su pueblo, y mientras unos lo presentan como desalmado y mujeriego, otros llegan hasta la veneración y lo consideran un héroe que dio patria a los mexicanos. De este  calibre es la historia del General  nativo de Juliantla, perteneciente al Municipio de Taxco de Alarcón, historia interesante y desconocida, aún para los habitantes de su propia tierra, en la que viven todavía varios de sus descendientes y algunas personas que recuerdan los relatos de sus mayores, de aquellos que conocieron y trataron personalmente al campesino que se convirtió en militar.

En algunas referencias sobre la historia de la guerra de los liberales, se pueden encontrar pequeños datos de las batallas en que participó, y la razón por la que se le considera uno de los hombres que contribuyó a dar patria a los mexicanos. Basados en los  testimonios, orales y escritos, encontramos pasajes interesantes de su vida, desde sus andanzas como arriero casi niño, hasta sus batallas al lado de otro gran Guerrerense, Ignacio Manuel Altamirano, quienes bajo las órdenes de Benito Juárez y de Porfirio Díaz, combatieron a los conservadores y acabaron con el imperio de Maximiliano. Escuchamos voces que nos contaron de su valentía y arrojo, de su desprecio por la vida y su disposición a matar por cualquier motivo, pero también relatos de cómo era capaz de perdonar a los seres que quería, pues sus familias siempre se sintieron protegidas, aunque sus mujeres y sus hijos fueron muchos. Hasta le atribuyen momentos de magnanimidad, como fue el caso de la mujer que lo traicionó con otro y que, aunque su propia madre decía que la iba a matar, solamente le cortó el pelo, lo cuál era el castigo común que el pueblo le daba a las mujeres infieles.

Pero como sucede con los grandes hombres Ignacio Figueroa es un personaje controvertido y su vida y su obra aún permanece en la penumbra de la historia. Algo hemos rescatado y ahora conocemos solamente una pequeña parte de la vida y obra de este Taxqueño, nacido en la vecina comunidad de Juliantla, para que las nuevas generaciones conozcan los valores de su tierra.

La tradición popular celebra cada año el nacimiento del general el 7 de Julio de 1834 en el antiguo mineral de Juliantla1.

Pero dejemos que los informantes nos den su versión al respecto:

 

Don Ignacio Figueroa Juárez (Bisnieto del General), en vida confirma que: “Juliantla es un pueblo minero”, al respecto nos cuenta: “Ahí en Juliantla hay un lugar que le llaman Begonia y nosotros teníamos, como unos 8 años mi hermano Pedro como 9 y había unos señores ahí, ya grandes que sacaban metal de esa mina, Begonia le llaman,  y nosotros acarreábamos el metal para Taxco, hasta las fundiciones”.

Juan Marcos Figueroa Figueroa (Tataranieto del General) se apoya en publicaciones para afirmar que el General Figueroa nace en Juliantla: “En el  almanaque como referencia del apellido Figueroa se nombraba al General Ignacio Figueroa originario de Juliantla”

Javier Figueroa Figueroa (Tataranieto del General), afirma lo que la tradición oral de Juliantla ha divulgado: “El fue mi tatarabuelo. El origen de la familia, a lo que mi padre me platico, el General nació en Juliantla, y al parecer mi tatarabuela era de San Juan y él se fue para San Juan y tuvo ahí a  su hijo que se llamaba Pedro. De ahí viene el árbol genealógico. Pedro tuvo un hijo que era Crisanto que fue mi abuelo y después mi padre, que fue Pedro Figueroa Juárez y después  nacimos nosotros”

Juliantla es un pueblo de origen minero fundado a partir de que se descubrieron minas de plata, mismas que de acuerdo con las referencias históricas ya se trabajaban desde 1535 y que a fines del siglo XVI, fue escenario de los ritos judaicos que celebraban los practicantes de esta religión, que venían a explotar las minas de la región y a realizar el comercio de la plata, prácticas que eran prohibidas por la Corona Española. La presencia de judíos en este lugar fue el motivo por lo que el pequeño asentamiento original de Juliantla se conociera antiguamente como Judiantla2.

Cuenta Agustín Figueroa, uno de los descendientes del General Figueroa radicado actualmente en los EEUU, y estudioso de la historia de su pueblo, que: “Ignacio Figueroa fue de origen campesino, pues sus padres se dedicaban a estas tareas, y transportaba mercancías desde Taxco a su pueblo. Que desde joven dio muestras de tener grandes ideales, fuerte carácter y muy liberal, por lo que siempre mostró una gran lealtad a su pueblo y lucho arduamente por defender su libertad”3.

“Decide participar en la revuelta de los liberales, – explica Figueroa- cuando reciben en Juliantla la orden de incorporarse a sus ejércitos, orden que dicen en Juliantla, iba dirigida a otro Ignacio Figueroa que era también  oriundo del lugar”4. Quizás se trata del Ignacio Figueroa que fue fusilado junto con otros Taxqueños en 1854, cuando tomaron Taxco los soldados de Santa Ana5. El caso es que fue el joven Ignacio Figueroa, el que acepta la orden y se incorpora al ejército liberal que comanda el entonces militar Porfirio Díaz, con el que llegó a cultivar una buena amistad.

En este sentido tenemos el testimonio de:

Fidencio Figueroa: “Ignacio Figueroa era un hombre pacífico como todo el mundo, cuando vino un nombramiento para un fulano Ignacio Figueroa que se nombraba como él y no quiso agarrar el cargo, entonces el General fue el que agarro el cargo de él”

Ya en estas lides, nuestro personaje pronto se ganó la admiración y respeto de todos los que participaron en esta guerra, al lado del Benemérito de las Américas Don Benito Juárez, a quien admiró, respetó y militó bajo sus órdenes, y por su causa libró varias celebres batallas. Entre otras que es largo enumerar, se cuenta la toma de Taxco, siendo ya compañero de lucha del General Porfirio Díaz, de hecho, fue el entonces Teniente Coronel Ignacio Figueroa el que convence a Porfirio Díaz que tome la plaza de Taxco, ocupada por los conservadores, cuando venía de Michoacán al mando de 3000 hombres y se dirigía a Oaxaca. Costó muchas vidas expulsar a los conservadores que estaban en posesión de esta plaza, al grado que el mejor y más apreciado militar del General Díaz, el Coronel Agustín o Cirilo Tolsá, fue muerto cerca del Convento, lo que enfureció al General y decidió tomar Taxco a como diera lugar, un día 27 de octubre de 1863, encontrando una gran resistencia que tuvo que emplear en esta operación el día y la noche del 28 de octubre. La lucha se llevó en la parte alta de Taxco, en la Plaza Borda, la Plazuela de San Juan y la Veracruz, refugiándose la gente en la Iglesia de Santa Prisca. Fue necesario también poner en jaque a la guarnición conservadora que estaba en Iguala, para que no pudiera proteger a Taxco6

Existen dos versiones sobre el sitio de Taxco. La del Periódico L’Estafette y la propia del General Díaz. La primera acentúa la Irreligiosidad del Jefe republicano y de sus tropas en una frase que, según el autor del artículo fue pronunciada por Díaz: “Si Dios está en Taxco, que fulmine a mis soldados”. Estas Irreverencias enfurecieron al pueblo que presentó una gran resistencia pero que al final sufrió además el saqueo de sus propiedades. El objetivo principal era apresar al Suizo Jeker, un hombre rico que explotaba las minas de Juliantla y Tehuilotepec; su casa estaba destinada a ser destruida totalmente, aunque el propietario se había dado a la fuga, sin embargo fue aprendido por las tropas del General Ignacio Figueroa, que estaba a cargo de las operaciones en la parte norte7.

En este sentido la presencia de Jeker en Juliantla debió ser un incentivo para Ignacio Figueroa aprenderlo, ya que el suizo, de muy mal recuerdo en México era un explotador y prestamista que operaba en diversas partes del territorio nacional, explotando las minas y exprimiendo la vida de los habitantes en donde tenía sus posesiones, por lo que seguramente este fue el motivo por el que influyó ante Porfirio Díaz para tomar Taxco, a pesar de lo cruenta que le resultó la batalla que le costó la vida a uno de sus oficiales favoritos, pues el motivo era acabar con Jeker quien explotaba también a sus paisanos de Juliantla.

Javier Figueroa Figueroa recuerda lo que sabe de esta acción de batalla: “Se tomo Taxco y sitió la Iglesia de la Veracruz y ahí hizo un fuerte y ahí estuvo por vario tiempo con sus tropas. Al final de la guerra, en Apipilulco tenía una hacienda azucarera, trabajaban el azúcar en el trapiche y ahí estuvo largo tiempo viviendo”

Por instrucciones de Benito Juárez, Ignacio Figueroa se traslado con sus tropas para combatir a Maximiliano de Habsburgo, quien había establecido su imperio en México y gustaba de descansar en la bella ciudad de Cuernavaca junto a su Emperatriz Carlota. Ahí obtuvo otra de sus victoriosas participaciones de guerra que tuvo lugar un día  primero de enero de 1867, cuando ya declinaba el imperio, y las fuerzas republicanas de Francisco Leyva, el General Ignacio Figueroa  y el Coronel Ignacio Manuel Altamirano, pusieron sitio a Cuernavaca, defendida por el General Joaquín Ayestarán. Los sitiadores cortaron el agua de la ciudad y emprendieron el ataque general el día 3, pero fueron rechazados; se combatió en la plaza de San Juan, en la del Zacate, en el segundo callejón de Degollado, cerca de la plaza de toros, donde el propio jefe imperial perdió la vida en las trincheras de la calle Real. Después de estos sucesos, las tropas que custodiaban la ciudad se retiraron a México. En los siete días que duró el sitio hubo más de 70 incendios en la población”8.

Después con estas mismas tropas se trasladaron a Querétaro en donde sitiaron a Maximiliano, y vencieron a sus ejércitos, teniendo como conclusión el fin del Imperio y el fusilamiento del su emperador.

Otra acción de guerra emprendida por el general Ignacio Figueroa fue cuando el 7 de Junio de 1867 el Gobernador de Guerrero no le simpatizo la idea del nuevo plan de Iguala lanzado por el General Vicente Jiménez en que se desconocía su mandato, por lo que mandó al Gral. Eutiminio Pinzón al mando de una tropa para aplacar a los rebeldes que se habían levantado en armas, suscitándose, el día 13 de junio en Chilpancingo, una terrible batalla entre ambos mandos en el lugar que se encuentra entre la colonia el Capire y Metlapa, resultando triunfadores los ejércitos liberales comandados por los Generales, Ignacio Figueroa de Juliantla y Juan Vicario de Huitzuco9.

Según testimonio de Juan Marcos y de Javier Figueroa, el primero hermano de Joan Sebastián el cantautor de Juliantla, y el segundo su tataranieto, que el General Ignacio Figueroa fue triunfador en la batallas de Cuautla y de Puebla.

Juan Marcos Figueroa Figueroa afirma que hasta tiene un busto en Puebla en reconocimiento a su triunfo10.: “Participó durante la guerra de la intervención francesa, hasta donde yo se héroe de Puebla, recuerdo que había un busto de él”, dice Juan Marcos.

Sin embargo, la historia de este hombre singular esta poco estudiada, aunque existen varios testimonios de sus descendientes y amigos que aún viven en Juliantla y San Juan, a los que sus mayores, que conocieron al General,  les trasmitieron la historia de la vida y las hazañas de Ignacio Figueroa. Por eso nos dimos a la tarea de realizar una serie de entrevistas en la que se dieron a conocer datos y objetos de uso personal del General, como ha sido el caso del sable, fabricado con acero toledano en el año de 1524, según se puede ver en la marca de la empuñadura, que ahora está en poder de Javier Figueroa Figueroa y que se ha exhibido en diferentes homenajes rendidos al general Figueroa. También se han recuperado varias fotografías antiguas en original y documentos firmados por el personaje y además han surgido descendientes directos en diversos lugares de Guerrero especialmente en Juliantla, San Juan de Dios y Huitzuco.  

Javier Figueroa Figueroa poseedor de este sable nos relata cómo llego a sus manos: “La espada aquí la tenemos, una espada que trajeron los Españoles, aquí tiene la fecha de 1524, y esta espada fue pasando de generación en generación, del General que en su fotografía aparece la espada,  se la deja a su hijo Pedro y Pedro se la deja a Crisanto y este se la deja a mi papa que era el mayor de los hombres y se queda a cargo de la familia cuando el falleció. Tiene la fecha de 1524 y esta espada al parecer vino de España cuando la conquista y por lo que yo he tratado de investigar el material con que esta hecho la empuñadura, si me dicen que  si tiene mucho tiempo de ser hecha, esta parece que es una caparazón de un animal que esta pues  en perfecto estado para los casi 500 años que tiene de vida. Hasta ahorita no he tratado de ver de qué material está hecha, pero si vamos a tratar que tipo de acero o aleación, pues porque si son varios tipos de acabado, de metales. Me dicen que si la limpio va perder algo de su autenticidad, que esta espada debe tener vestigios de algunas batallas, hasta algo de sangre de la gente que pudo haber perecido por esta arma”

También se sabe de la existencia de una  pistola calibre 44 y del sombrero y pantalones de charro de uso del General11.

Don Ignacio Figueroa Juárez (bisnieto del General) recuerda estos objetos: “En la casa mi papa conservaba unos sombreros de charro, unos sombreros de palma grandes  como los de panadero y de pura palma, ese lo conservaba mi papa, nosotros ya estábamos grandecitos y el sombrero ahí andaba, una carabina y la espada, no sabíamos si eran del general, pero la espada si me parece que era de él”

Se rescataron también una serie de documentos escritos de su puño y letra, y hasta de la Casa donde nació y vivió en Juliantla que aún se conserva se ha dado a conocer12,

Juan Marcos Figueroa Figueroa rememora las antiguas casas del pueblo: “las casas antiguas son tres o cuatro casas que quedan en pie, del siglo antepasado, son pocas, toda Juliantla se remodeló en su totalidad”, así como el rescate de fotografías del General y sus familiares”.13

Fidencio Figueroa reconoce la foto del General y dice tener otras: “Pero esta es la de Ignacio Figueroa, yo tengo hasta de la madre, esta la mujer aquí, el papa por aquí, tengo todo, así, tal y como está aquí y está en una donde están con una caja cuando se murió su padre de él o su madre de él, ahí si no le sé decir quien se murió, y están rodeados de la caja, este y uno que se llamaba Primo Figueroa de la raza de tío Luis, ahí están rodeados, esta foto la conozco bien. Tengo notas, el domingo yo me voy a dedicar a buscar esto para que tengan sus datos más efectivos porque orita ya nomas lo que más o menos me acuerdo, me ha gustado saber, les he platicado a mis hijos de la vida de antes”

De las informaciones se deduce que Ignacio Figueroa es el ancestro de la dinastía de los Figueroa que nacieron en Huitzuco y que fueron los héroes de la Revolución en el sur y que tienen sus orígenes en Juliantla13ab.

Juan Marcos Figueroa Figueroa , nos explica porque desaparecieron las casa antiguas: “Lamentablemente a raíz del boom de la plata, la remodelación del pueblo fue total”

Fidencio Figueroa, nos dice que la Casa del General si se conservó; “Donde vive Serafín Luna esa era la casa del general Ignacio Figueroa y después esa casa se le quedo a Rubén Figueroa Figueroa” Y agrega que se conservan detalles como: “hasta la viga donde cuelga el lazo que mecía la cuna”. Y además nos explica: Que ese Rubén Figueroa Figeuroa, ahí nació y supuestamente Ignacio Figueroa fue el que hizo la casa esa y según estoy entendido, ahorita no recuerdo bien el era como tío de Rubén Figueroa, era mayor que Rubén Figueroa, su padre de Rubén era como descendiente de Ignacio Figueroa”. Dijo Fidencio  refiriéndose a Rubén Figueroa Figueroa el que fuera Gobernador de Guerrero y que se dice que nació en Huitzuco. Fidencio afirma que nació en Juliantla y de aquí su padre Nicasio Figueroa lo llevó a Huitzuco, pues afirma que ahí en esa casa que mencionó estaba la viga que con el lazo que sostenía de la cuna queda marcada por siempre. Esta afirmación parece que la confirmaba el propio Rubén Figueroa Figueroa en vida en presencia de su padre Nicasio que venían seguido a Juliantla y que trataba a todos los Figueroa como de su familia.

El General Ignacio Figueroa participo también en el sitio de Querétaro en donde sucumbió el imperio de Maximiliano y sobrevivió a todas sus batallas, recibiendo la jefatura de la guarnición militar con sede en Iguala y Cocula.

Los habitantes de Juliantla comentan que sus antepasados les contaban que “Al término de la guerra en su tierra natal, Juliantla, era muy respetado y muy temido, era común verlo montando un caballo dorado con sus pistolas al cinto”, según cuentan los ancianos del lugar, “y solamente la traición pudo derrotarlo”, pues dicen los orgullosos habitantes de Juliantla que Ignacio Figueroa ganó todas sus batallas y la única que perdió fue por la trampa que le tendieron y en que lo asesinaron, víctima de una traición que le hizo perder la vida en el año de 1873. Las versiones de su muerte son varias, en las que más coinciden los informantes son: “Que al dirigirse de Cocula a Apipilulco, cerca de Iguala, fue emboscado y está enterrado en Cocula; Que fue asesinado en su propia casa de Juliantla en la que dormía y fue baleado a través de un hueco que hicieron en el techo de teja y que sus restos están en la iglesia local”, Todas coinciden en que fue víctima de una traición14.

Javier Figueroa Figueroa coincide con este relato y nuestros informantes nos aclaran otros aspectos de su vida hasta la personal de varias mujeres que le dieron familia en diversos lados:

Don Ignacio Figueroa Juárez, para que nos enteremos un poco de estos recios hombres se acuerda de cómo era su padre descendiente directo del General Ignacio Figueroa.

“Crisanto Figueroa Fitz era de fuerte carácter, como son sus descendientes que hasta la fecha le sobreviven”15.

El General Ignacio Figueroa sobrevivió a la guerra en contra del Imperio de Maximiliano y se hizo cargo de la zona militar con sede en Cocula. En unas últimas investigaciones se obtuvieron varios documentos y copias del periódico oficial del estado de Guerrero en donde el general Ignacio Figueroa envía y publica las partes o informes de sus actividades como responsable de la vigilancia militar de la zona comprendida entre Cocula, Iguala y Taxco. En este 2010, aun se están escribiendo varias de sus hazañas basadas en estos documentos y algunas aisladas referencias en varios libros escritos para rescatar la historia de los pueblos de la zona norte de Guerrero en donde en forma muy aislada es mencionado el General pero que permitirán escribir una historia mas completa de este Taxqueño nacido en Juliantla.

Y como sucede con todos los hombres famosos, intrépidos y valientes, el pueblo los mitifica y corren versiones extraordinarias de sus hazañas, como también versiones encontradas de su nacimiento y su muerte por lo que de Ignacio Figueroa no es ajeno a este fenómeno popular y en algunos casos es ya una leyenda16.

Lo que es indiscutible, para orgullo de los Taxqueños y en especial de los de Juliantla y San Juan de Dios, es que el General Ignacio Figueroa es un héroe del liberalismo y ya forma parte de la historia de México.

                                                                                                           Javier Ruiz Ocampo

*Presidente del Consejo de la Crónica

Del Municipio de Taxco Guerrero.

Junio del 2010

BIBLIOGRAFÍA                        

1.- Testimonio de Agustín Figueroa pagina web www.juliantlas.com

2.-Aracely Reinosos.- Judíos en Taxco.- Gobierno de Guerrero.-1988.- pag

3.-Testimonio de Agustín Figueroa pagina web www.juliantlas.com

4.-Testimonio de Cándido Figueroa  y Moisés Ochoa Campos.- Historia General de Guerrero.- Editorial Porrua.- 1968

5.-Moisés Ochoa Campos.- Historia General de Guerrero.- Editorial Porrua.- 1968

6.- Idem y Agustín Rivera.-Anales de la Reforma.-1854

8.- Moisés Ochoa Campos.- Historia General de Guerrero.- Editorial Porrua.- 1968

9.-Idem

10.-Testimonio de Javier Figueroa Figueroa, tataranieto del General Ignacio Figueroa radicado en Taxco Gro.

11.-Testimonio de Don Ignacio Figueroa.

12.-Testimonio de Juan Marcos Figueroa

13.-Testimonio de       Figueroa

14 y 15 testimonios de los familiares del General Figueroa y de los informantes antes mencionados

Arquitecto Javier Ruiz Ocampo

~ by Dirección General on July 2, 2010.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: